“La única forma de hacer un gran trabajo, es amar lo que haces”– Steve Jobs.

Hoy cumplimos 20 años y queremos celebrar que trabajamos con pasión, porque amamos nuestro trabajo.El mundo no para de evolucionar y cambiar a pasos agigantados. Seguir su ritmo es un reto constante y apasionante que se presenta cada día, en cada cosa que haces y en cada nuevo descubrimiento. El miedo y la incertidumbre son los dos peores enemigos que nos acompañan cada día. La confianza, el esfuerzo y la pasión, los mejores aliados. Por eso es tan importante creer en lo que haces, para dedicar tu vida a algo que merezca la pena.

Hace unos años la televisión era el rey. Eso que conseguía construir mentes, abrir caminos, cambiar las cosas. Y algo parecido ocurría con la radio, con la prensa, con los medios tradicionales. Y de repente…llego Internet. La gran explosión que cambió la forma de hacer las cosas. Ya no valía con generar mensajes y hacerlos llegar. Ahora había que entender, que empatizar, que conectar con los usuarios para que, en un mundo lleno de posibilidades al alcance de cualquier mano, quisieran estar cerca de ti.

Las redes sociales, los motores de búsqueda, el engagement, los usuarios, los hashtags, los stories, los directos, la inmediatez y una vorágine de términos que había que digerir; y, desde luego, si no estabas convencido de lo que hacías, podías atragantarte. Ahora ya no vale (solo) con ser el primero, porque el factor sorpresa es cada vez más difícil de obtener. Pero hay algo que aún no ha cambiado en las personas: sus emociones. Las emociones son el motor del mundo y las historias que se construyen deben tocar el corazón de las personas. Y por eso, nuestro equipo, lleva 20 años haciendo de las emociones, su motor.

Porque, cuando lo vives, conviertes el trabajo en pasión. Cuando lo vives, entiendes que para lo único que no hay tiempo es para dejar de sorprender. Las horas de montaje vuelan y los detalles se vuelven prioridades y dejan de ser detalles. Cuando lo vives, si no lo sabes hacer, LO HACES.

Llevamos 20 años construyendo historias y celebrando que podemos hacer lo que más nos gusta hacer. ¿Nuestro único deseo después de soplar las velas? Seguir contando con la gente que nos ayudó a cumplir 20 años y seguir sintiendo esa pasión que nos mueve cada día.